La Resolución 1325, se firmó el 31 de octubre del año 2000 y  corresponde al primer documento del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que vincula por un lado la forma en que las mujeres experimentan el conflicto con el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales y por otro lado, deja de manifiesto tanto el liderazgo como el papel de las mujeres en la resolución de conflictos, así como también aumentar la participación de las mujeres en el proceso decidor de Naciones Unidas relativo a la paz y seguridad, además de la importancia en la protección de las mujeres de la Violencia Sexual y de la Violencia de Género.

Con la aprobación de la Res.1325, la comunidad internacional reconoció que tanto los conflictos armados, los contextos de violencia como los periodos post conflictos  afectaban de una manera distinta a mujeres y niñas, sin embargo también se reconoce el papel clave que cumplen las mujeres en la prevención y resolución de los conflictos para lograr una paz duradera y poder construir sociedades más igualitarias.

Participación de las mujeres en Operaciones de paz

Por casi una década las tasas de participación femenina fueron extremadamente bajas, aproximadamente del 1%, esta cifra cambio luego de la iniciativa Global Effort de la Policía de Naciones Unidas, la cual tenía como objetivo poder aumentar el porcentaje de mujeres policías en misiones.

Así también la Oficina de Asuntos Militares de Naciones Unidas (OMA) ideo una línea de acción para aumentar la presencia de mujeres en las tropas desplegadas en las misiones. Así para el 2015, había aumentado de un 1% al 3% las efectivos mujeres y observadoras militares como personal desplegado en las misiones de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.

A fines del año 2019, de las 95.000 personas que conforman el personal de mantenimiento de la paz, las mujeres representan el 4,7 % del personal militar y el 10,8 % de los efectivos policiales en las misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas[1].

A modo de reflexión…

Se evidencia entonces que los esfuerzos por parte de Naciones Unidas referidos al incremento de la participación de mujeres en Operaciones de Paz han sido efectivos, siendo aún menores si se compara con la cantidad de hombres desplegados en las áreas de misión.

Sin embargo, estando ad portas de cumplir 20 años desde la aprobación de la Resolución 1325, la incorporación de la perspectiva de género en Operaciones de Paz continua siendo una tarea difícil, por lo que es necesario poder aumentar la comprensión y visión de los beneficios de integrar la perspectiva de género en Operaciones de Paz, lo cual debe ir de la mano con la elaboración de planes para mitigar las normas sociales que reproducen la inequidad: temática que ha sido abordada por el Estado de Chile al desarrollar los Planes de Acción Nacional (PAN) (2009 y 2015), siendo pioneros en la región, para la correcta y eficaz implementación de la Resolución 1325.

Si estas interesad@ en saber más sobre este tema, visita el siguiente link

ONU MUJERES – las Mujeres, la paz y seguridad. En línea https://www.unwomen.org/es/what-we-do/peace-and-security

REFERENCIAS

Mantenimiento de la paz – Naciones Unidas. Empoderamiento de las mujeres. En línea https://peacekeeping.un.org/es/promoting-women-peace-and-security

Naciones Unidas (2000) Resolución 1325. Consejo de Seguridad. En línea https://undocs.org/es/S/RES/1325(2000)


[1] Naciones Unidas – Mantenimiento de la paz. Mujeres en las Operaciones de Mantenimiento de la Paz. En línea https://peacekeeping.un.org/es/women-peacekeeping